Maharìa-es

Maharìa

 

Ormai ‘stu fuocu 

Nun s’astuta cchiù

Roppu ca mi struppiavu buonu

Aspittannu chi sa cu

 

Roppu ca scappavu assicutatu a tutti banni

Roppu ca pinzava ca ormai nun sapieva ririri cchiù

Roppu ca spartivu a me spiranza a milli banni

Roppu ca pinsava ca sta vita nun mi capieva cchiù

Niscisti tu

 

Pi cunsumari a mia

Ma chi mi cummini tu?

è una maharia

E nun capisciu s’iddu tu niscisti

Pi cunsumari a mia

Ma chi mi cummini tu?

è una maharia

E viru tutti cosi blu

 

Iu ca ti taliassi finu all’alba, finu all’ossa

I to occhi m’arristaru impiccicati runnegghiè

Iu viaggiassi supra a piedde tua comu si fussi ri luna

Sciddicassi supra i cianchi e mi pirdissi cchiù ddà

Ma comu si fa?

 

Pi cunsumari a mia

Ma chi mi cummini tu?

è una maharia

E nun capisciu s’iddu tu u sapievi

Ca iavi a cunsumari a mia

Si una maharia

E nun capisciu nienti cchiù

Maharìa

 

Este fuego

Ya no se apaga

Después de hacerme daño de verdad

Esperando quién sabe a quién

Después de haberme escapado de todos los sitios

Depués de pensar que ya no sabía reír

Después de haberme dejado la esperanza en mil lugares

Después de pensar que esta vida ya no me cabía

Saliste tú

Para hundirme (1)

Pero, ¿qué me haces?

Es una magia (2)

Y no logro entender si saliste

Para hundirme

Pero, ¿qué me estás haciendo?

Es una magia

Y lo veo todo azul

Me quedaría mirándote hasta el amanecer, hasta los huesos

Tus ojos se me han quedado pegados por todas partes

Viajaría sobre tu piel como si fuera la de la luna

Deslizándome sobre las caderas, me perdería más allá

Pero, ¿cómo se hace?

Para hundirme

Pero, ¿qué me haces?

Es una magia

Y no logro entender si tú sabías

Que venías para hundirme

Pero, ¿qué me estás haciendo?

Eres una magia

Y ya no entiendo nada

(1) “Pero, ¿tú has salido de casa para hundirme?” es, por ejemplo, la invectiva que lanza el conductor de un coche al conductor del coche que le ha dado por detrás.

(2) La maharia es la magia popular siciliana, un conjunto de prácticas llevadas a cabo por un mago, o maharo, encaminadas a entrar en relación con el mundo irracional para manipularlo. Mal de ojo, ataduras, hechicería y deshechizos entran en este fascinante mundo que surge en un contexto campesino con finalidades parecidas a aquella de la cual se ocupa hoy el psicoanálisis: “permitir a los que la utilizan obtener consuelo respecto a sus debilidades, desahogar sus frustraciones, reflexionar sobre lo que quieren ser y hacer con sus vidas.”, Giuseppe Carleo, director de cine.