Nivi nivura lyrics Es

Nivi nivura

 

Gioia, gioia mia, chiovi una stidda

Dimmi cu ti fici accussì biedda

Occhi di onice, oceano r’anice

Sciara ri vulcanu supra ri mia

Vulcanu ri ciura rintra ri mia

 

Gioia, gioia mia, chiovi r’aieri

Dimmi comu si fa pi ririri arrieri

‘U friscu r’a notti, mi piersi a circallu

‘U nivuru ‘u portu rintra ri mia

‘U nivuru s’assuppa rintra ri mia

 

Nivi nivura, ti manciu e m’immriacu

Nivi nivura, ti manciu e m’immriacu

 

Gioia, in piettu a mia chiovinu chiova

Dimmi comu pozzu fari a ghiriminni p’u munnu

Senza farimi male e senza farinni a nuddu

Senza aviri rintra tutta ‘st’acqua

Ri chianciri, chianciri, chianciri

 

Nivi nivura, ti manciu e m’immriacu

Nivi nivura, ti vivu e mi sazìu

 

Gioia, gioia mia, armali duci

parra araciu araciu, nun astutamu la luci

Nivi nivura

 

Cielo, cielo mío, llueve una estrella

Dime quién te hizo así de hermosa

Ojos de ónix, océano de anís

Torrente [1] de lava encima mío

Volcán de flores dentro de mí

 

Cielo, cielo mío, llueve desde ayer

Dime cómo se hace para reír de nuevo

El fresco [2] de la noche, me perdí buscándolo

El negro lo llevo dentro de mí

El negro se absorbe dentro de mí

 

Nieve negra, te como y me emborracho

Nieve negra, te como y me emborracho

 

Cielo, llueven clavos sobre mi pecho

Dime cómo puedo hacer para ir por el mundo

Sin hacerme daño y sin hacérselo a nadie

Sin tener dentro toda esta agua

De llorar, llorar, llorar

 

Nieve negra, te como y me emborracho

Nievre negra, te bebo y me sacio

 

Cielo, cielo mío, animal dulce

Habla bajo bajo, no apaguemos la luz

[1] [Sciara en el original:] Vocablo usado principalmente en los pueblos alrededor del Etna (o en otras zonas volcánicas) para describir la lava enfriada y endurecida que se acumula en las proximidades de los cráteres volcánicos o la propia colada incandescente en el momento de su descenso: una famosa atracción turística es ver la Sciara nocturna de Stromboli.

[2] Friscu significa tanto “silbido” como “fresco”, parece que en una tierra caliente como Sicilia el fresco llega necesariamente de la mano del silbido del viento.