Di Cu Si Es

Di Cu Si

 

Vennu l’indiani

Su’ troppu assai, ‘un li sacciu cuntari

Ccà ‘un putiemu stari

Amu a scappari!

 

‘Anticchia annachi e anticchia ha’ ammuttari

Pi mia ‘stu lettu è una nave

Ccà ‘un putiemu stari

Scappamu puru ‘i ccà!

 

Di cu è, ‘sta nasca di cu è?

E tu di cu si?

 

Si vennu l’arraggiati

E si vennu ‘i favusi

Tu ammucciati r’arriere ‘a ‘amma

‘A amma r’a mamma

 

Batti ‘i manu e batti e batti e ba’

Si batti ‘i manu veni puru papà

E si tu batti ‘i manu

Veni puru spaiderme’!

 

Di cu si, tu nicu di cu si?

E ‘sta nasca di cu è?

‘Sti occhi di cu su’?

‘Sti manu di cu su’?

‘Sti pieri di cu su’?

Ni l’hamu a manciari

 

E si tu batti ‘i manu

Vegnu puru ju

Cu tutta ‘a chitarra, t’inzignu a sunalla

Però macari prima ‘nzignati

A cuntari: 1, 2 e 3

1, 2 e 3

1, 2 e 3

4, 5, 6 e 7 e 8

Tappete, tippete e un biscottu!

Di cu si

 

Llegan los indios

Son demasiados, no los puedo contar

Aquí no podemos estar

¡Tenemos que escapar!

 

Hay que mecerla y empujarla un poco

Para mí esta cama es un barco

Aquí no podemos estar

¡Escapemos también de acá!

 

¿De quién es, esta naricita de quién es?

¿Y tú de quién eres?

 

Si llegan los furiosos

Y si llegan los falsos

Tú escóndete detrás de la pierna

de la pierna de mamá

 

Y bate las manos y bate y bate y bátelas

Si bates las manos llegará también papá

Y si tú bates las manos

¡Llegará también Spiderman!

 

¿De quién eres, pequeño, de quién eres?

Y esta naricita ¿de quién es?

Estos ojitos ¿de quién son?

Estas manitas ¿de quién son?

Estos piececitos ¿de quién son?

Ahora nos los comemos[1]

 

Y si bates las manos

También llego yo

Con la guitarra, te enseño a tocarla

Pero antes aprende

A contar: uno, dos y tres

Y uno, dos y tres

Y uno, dos y tres

Y cuatro, cinco y seis y siete, ocho…

¡Tàppete, tìppete y una galleta![2]

[1] En Sicilia, al igual que en otras partes de Italia y del mundo, se juega a robarle la naricita (u otras partes del cuerpo) a los bebés, a fingir esconderla y comérsela. “¿De quién es esta naricita?”, es una pregunta que todos los niños sicilianos conocen.

[2] Es la frase final de un juego para niños en Sicilia. Se reúnen en círculo, sentados en sillas, y se empieza a contar los pies de los participantes de uno a ocho y después se dice “tàppete, tìppete y una galleta”. La desafortunada pierna a la que le toca la galleta es eliminada y se vuelve a comenzar la cuenta hasta que queda un solo vencedor.