Vucciria Lyrics Es

Vucciria

 

Scappavamu ri nichi e nichi

“Strata liscia, pista vascia!”

Iccati ddà nei viculicchi

A pieri in tierra, in tiesta ‘a guerra.

Me’ matri avieva ‘i sdillinchi, ch’i tiritanchi,

Mentri ju spicava ch’i manu nei cianchi

Assicutatu ‘i tutti comu ‘u carru r’i santi.

“Sangu ru sagnu r’i me’ vini

si t’annagghiu t’i rugnu ne’i rini!”

Me’ matri nun lu sapi ca mi scassu ri forst

E poi satariu attipu grillu

Una sardella

In capu a’ sella

In capu ‘nu quintale ‘i gel

Arrivu isannu in mienzu o’ burdiellu

Ma me’ matri chi voli capiri, si nun mi viri,

Ju cercu l’amuri in mienzu ‘o Garraffaello.

Ciesca ciesca, ‘a chiazza

è un armalu chinu chinu ri tieste,

Chinu ri vrazza

A’ punt’a cantuniera incocciu quattru amici mia

Mi finisci ‘a cunfusioni er accumincia ‘a Vuccirìa

 

Ccà nun c’è nuddu ca nni rici niente

Nun c’è nuddu ca nni cunta favole

‘A matina abbannìu

‘A menz’jornu abbannìu

Tutta ‘a sira abbannìu

Arriva ‘a notti e fazzu vuccirìa

 

‘Atti mmriachi runn’egghiè

A unu a unu càrinu attipu niespuli

Unu lientu lientu pi lanzari s’arrassa

E viu ‘stu ciuri biancu, una cavadda ri razza,

Troppu delicata, troppu assistimata

Sulu sulu ca mi rici “cionnami” c’una taliata

Smuntu r’u muturi

N’a me’ tiesta attacca ‘u film e ju sugnu l’atturi

Anzi ju e idda nuri

Chini ri sururi

Nni schiacciamu i punti nivuri doppu l’amuri

Mi pigghiu ri curaggiu e ci ricu: “chi fa,

N’ammuttunamu i birra fino a doppuruma’?”

 

Nun mi nni avieva addunato

A lato ‘i l’amuri miu

C’è ‘u so’ zito, acciuratu,

Cu’ un pezzu ri cutieddu ca parinu dui,

Unu in capu all’avutru, simpatico,

Mi quartìu e ni viru n’avutru, poi n’avutru, poi n’avutru…

 

Si mi scusassi e m’a svignassi,

Ma chi pienzi ca ‘un m’a scapuliassi?

Ma ormai addivintavu n’armale

E l’antitetanica m’a fici a natale

P’un muzzicuni ri cane,

E ‘u culu ormai ‘un mi fa cchiù male

Trovu una vuci e ‘a jeccu supr’a Vuccirìa

“Ora viriemu cu è ca s’arrifardia!”

 

Ccà nun c’è nuddu ca nni rici niente

Nun c’è nuddu ca nni cunta favole

‘A matina ju abbannìu

‘A menz’jornu abbannìu

Tutta ‘a vita abbannìu

Arriva ‘a notti e fazzu vuccirìa

 

“Cu ‘i vagnò ‘i balati r’a vuccirìa?”

Sunnu quattru contr’a unu

Iccati all’anciluni versu ‘i mia

‘A genti s’allasca a taliare,

‘A chiazza è un giru ri nasca, è ‘n altare

E nui cinqu’ ddà nmienzu ‘o tagghiere

Haju un aumientu di freve

Ogni vota ca unu avanza un piere

S’avvicinanu ma nun mi spostu n’arriere

Mi pari tutta una manu ca strinci supra ‘u pusiere

 

Cu fu ca vagnò ‘i balati r’a vuccirìa?

S’u vegnu a sapisciu m’allisciu e poi m’u vasu tuttu

Ju a vu’ avutri vi futtu

Cu ‘sti balate lippuse

Vi fazzu cariri senza bisognu ca v’ammuttu

Infatti (sentiti chista, eranu quattru no?):

‘U primo sciddicò e ‘u sicunnu ci cariu in capu

‘U terzu li azziccò e sbattìu ‘a tiesta supra ‘na balata

‘U quartu si vutò e si firriò

Si intisi minacciato e s’a scapputtò

 

Comu fu, comu non fu

In menzu a tutt’a genti arristamu sulu

Ju e l’amuri miu, mischina, traumatizzata p’u riestu r’a vita

Si idd’a sienti parrari, nun havi cchiù parole

Ci prova siempre ma ormai s’a fira sulu a diri:

“Stump staz stupurutanz!”

Vuccirìa[1]

 

Escapábamos ya desde pequeños

“Adelante, vía libre”

Arrojados a los callejones

Los pies en la tierra; en la cabeza, la guerra.

Mi madre se desmayaba Con tiritonas,

Mientras que yo crecía con las manos en las caderas

Seguido por todos como el carro de los santos.

“Sangre de mis venas,

¡Si te cojo te doy en el trasero!”

Mi madre no sabe que me destruyo a base de Forsts[2]

Y luego salto como un grillo

Una sardina,

encima de la silla

En la cabeza un quintal del gel

Haciendo cabriolas llego al tumulto

Pero, si no me ve, ¿qué puede comprender mi madre?

Yo busco el amor en medio del Garraffaello.[3]

Busca, busca, la plaza

Es un animal lleno lleno de cabezas,

lleno de brazos.

En el cruce me encuentro con cuatro amigos míos

Se me pasa el desconcierto y comienza la Vuccirìa[4]

 

Aquí nadie nos dice nada

Nadie nos cuenta historias

Por la mañana grito

A mediodía grito

Por la tarde grito

Llega la noche y armo Vuccirìa

 

Gatos borrachos por todos lados

Uno a uno van cayendo como nísperos

Uno de ellos se aparta para vomitar

Y entonces veo a esta flor blanca, una yegua de raza,

Muy delicada, muy arreglada,

Que me dice “rasgúñame” con la mirada

Me bajo de la moto

En mi cabeza arranca la película y yo soy el actor

Es más, ella y yo desnudos,

llenos de sudor

Nos reventamos los puntos negros después del amor

Me lleno de coraje y le digo: “¿Qué hacemos,

Nos hinchamos de cerveza hasta pasado mañana?”

 

No me había dado cuenta

Pero al lado de mi amor

Estaba su novio, armado

Con un cuchillo tan grande que parecían dos

Uno encima del otro, ¡qué gracioso!,

Miro alrededor y veo a otro después a otro y a otro más…

 

Si me disculpara y me largara…

¿Crees que no me escaparía?

Pero ya me he convertido en un animal

Y me hice la antitetánica en Navidad

Por el mordisco de un perro,

Y el culo ya no me duele

Encuentro una voz y la lanzo sobre la Vuccirìa

“¡Ahora veremos quién es el que se echa atrás!”

 

Aquí nadie nos dice nada

Nadie nos cuenta historias

Por la mañana grito

A mediodía grito

Toda la vida  grito

Llega la noche y armo Vuccirìa

 

“¿Quién mojó las balatas de la Vuccirìa?”[5]

Son cuatro contra uno

Lanzados amenazantes contra mí

La gente se aparta para mirar,

La plaza se abre en círculo de nariz, es un altar,

Y nosotros cinco allí en medio de la tabla de cortar

Me sube la fiebre

Cada vez que uno de ellos adelanta un pie

Se acercan pero yo no retrocedo

Como la mano que se cierne sobre el pulgar

 

“¿Quién fue el que mojó las balatas de la Vuccirìa?”

Si lo vengo a saber le voy a acariciar y luego lo mojo

¡Yo a vosotros os jodo!

Con estas balatas resbaladizas hago que os caigáis, sin necesidad de empujaros

Así pasó (veréis qué bueno, eran cuatro, ¿no?):

El primero se resbaló y el segundo le cayó encima

El tercero les acuchilló y se golpeó la cabeza contra una balata

El cuarto se gira y se vuelve a girar

Se siente amenazado y se larga

 

¿Cómo sucedió todo?

En medio de toda esa gente nos quedamos solos

Yo y mi amor, pobrecita, traumatizada para el resto de su vida

Si la oyeras hablar… se ha quedado sin palabras

Cada vez que lo intenta, solo logra decir:

“¡Stump staz stupurutanz!”

[1] En Palermo hay un establecimiento de cerveza Forst. Al no sufrir los costes de transporte, es una de las bebidas alcohólicas que cuesta menos y, por tanto, la cerveza de los albañiles y de los trabajadores más humildes, de los ultras del Palermo que la han convertido en una verdadera religión. Y, como es natural, es la cerveza oficial de la Vuccirìa.

[2] Garraffaello es una de las plazas principales del mercado.

[3] Como decíamos arriba, Vuccirìa es el nombre del mercado pero también es sinónimo de “vocerío, alboroto”. De ahí el juego de palabras en siciliano.

[4] Del árabe balat, “piedra”. Preferimos no traducir este término con el cual se identifica el pavimento típico de una buena parte del centro histórico palermitano, compuesto por sampietrini rudimentarios y de grandes dimensiones. “Las balatas de la Vuccirìa nunca se secan” es un dicho muy usado en Palermo para designar una acción que no tendrá lugar nunca.